Noticias
¡Con María lo tenemos todo!
Por
Francisco Contreras R.
Publicado:
18 Noviembre 2020
Leido 73 veces
Sencillas actividades recuerdan el mes consagrado a La Buena Madre
MES DE MARÍA. Icónica frase del padre fundador de la obra Marista, Marcelino Champagnat se hace vida en el instituto en el mes consagrado a "La Buena Madre”.
ACTIVIDADES

A pesar de la actual Pandemia, que nos ha afectado directamente en dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar la coordinación de Evangelización explícita y pastoral del ISM ha extendido la invitación a la comunidad Marista de Curicó a celebrar el Mes de María.

Para ello está en pleno desarrollo diversas instancias de reflexión, oración y de encuentro con la figura de María. Por ejemplo, la oración matinal animada vía online por profesores/as antes de comenzar la primera clase, también la visita de la Virgen Peregrina desde pre kínder hasta cuarto medio, un concierto dedicado a su impronta maternal y protectora, y finalmente exposiciones de imágenes marianas trabajadas por los niños y niñas desde  primero a sexto básico.

LA ESPIRITUALIDAD MARISTA

La Espiritualidad Marista se define como Espiritualidad apostólica y mariana. Es decir, destaca lo apostólico para indicar entre otras cosas, que la experiencia de Dios, el encuentro con Dios, se tiene que dar en toda situación humana.

Por lo tanto, debemos vivir atentos a todo lo que acontece en la vida. Pero esto no es resultado de un querer simplemente vivir atentos, sino que pide mucho ejercicio, mucha profundidad de vida.

La presencia de Dios se puede experimentar en la creación y en los acontecimientos de cada día: en el trabajo y las relaciones con quienes nos rodean, en el silencio y el ruido, en las alegrías y las penas, en los logros y angustias, en la vida y en la muerte.

La invitación ha sido realizada para usted y su familia para acoger el ejemplo de María, La Buena Madre del Padre Champagnat que se entregó en total confianza en Ella, porque suya era la obra que había emprendido.

San Marcelino Champagnat nos dejó escrito: “Sin María no somos nada y con María lo tenemos todo, porque María tiene siempre a su adorable Hijo en sus brazos o en su corazón”. Tal convicción lo acompañó a lo largo de toda su vida.

Jesús y María eran el tesoro donde Marcelino había aprendido a poner su corazón y hoy las comunidades marianas de la gran obra de los Hermanos Maristas, como la curicana,  siguen su huella.


 

Galería
Noticias Relacionadas
Pastoral colegio destaca
Publicado: 1 Julio 2020 / 300 Lecturas
Hacienda de la Esperanza
Publicado: 28 Mayo 2020 / 255 Lecturas
Pastoral relanzó sus actividades
Publicado: 18 Mayo 2020 / 323 Lecturas
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile