Noticias
55 años cumple el Estadio Marista
Por
Francisco Contreras R.
Publicado:
23 Octubre 2020
Leido 337 veces
Juan Carlos Faúndez, un nombre ligado a la historia del recinto deportivo
CURICÓ. Un 23 de octubre del año 1965 se inauguró este importante enclave deportivo Marista. Dialogamos con don Juan Carlos Faúndez que por largos años ha estado a cargo del cuidado y mantención de este pulmón verde de la ciudad.
DEPORTE

El recinto está en el sector oriente de la urbe tortera. Cuenta con una superficie aproximada de 60.000 m2. Hay tres canchas de fútbol con medidas reglamentarias y con cuidado césped, pista de atletismo, dos multicanchas techadas de reciente data, camarines, baños, juegos infantiles y espacios recreativos. Acoge además salas multipropósito para desarrollar diversas tareas en un entorno de hermosa naturaleza. También hay un pequeño espacio de oración, el rincón mariano, ideal para reunirse en pequeños grupos para reflexionar y meditar.

En compás de espera por el Covid-19 quedaron algunas iniciativas y proyectos emblemáticos que elevarán aún más el plus del colegio y su recinto deportivo. Por ejemplo, la nueva pista atlética de rekortán. Lo más reciente fue el cierre perimetral que consistió en cerrar 80 metros lineales con bloques de concreto junto con el uso de mallas Acmac de manera de proteger y cuidar el sector del ingreso de vándalos y amigos de lo ajeno.

JUAN CARLOS FAÚNDEZ

Para muchas generaciones de Maristas, el estadio es sinónimo de un nombre. Siempre alegre, sencillo, sonrisa fácil y afable, meditativo y de pensamientos profundos. Él es Juan Carlos Faúndez Muñoz. En diálogo con este medio nos compartió algunos detalles sobre su trabajo en este imponente recinto, y conoce muchos.

Por lo pronto digamos que don Juan Carlos llegó al colegio a comienzos de enero del año 1980. “Ya llevo 40 años trabajando en este lugar. Jubilé en agosto del año pasado y los hermanos me han permitido continuar otro tiempo más”, cuestión que agradece.

Siempre les he dicho a los hermanos: “mientras yo sea capaz no tengo ningún problema. Y a Dios gracias me siento con mucha vitalidad”, dice don Juan Carlos.

Aunque el estadio ha permanecido cerrado debido a la pandemia “siempre hay harto que hacer”. Y ciertamente lo hace muy bien. Un muy cuidado césped, la mantención de los bellos jardines, arboledas y un sinfín de detalles muestran el cariño y gran aporte de nuestro entrevistado a la obra Marista curicana.

Rememora que cuando llegó a cumplir tareas en el colegio, su rector era el Hermano Pedro Marcos y estaba a cargo del Estadio el Hermano Pedro Esparza.

UNA VIDA LIGADA AL ESTADIO

El lugar está ligado íntimamente a la vida de familia que formó don Juan Carlos. Así como ha visto pasar a innumerables generaciones de estudiantes y sus familias, también vio crecer la propia. Casado con la Sra. Rebeca Soledad en quien reconoce “ha sido un pilar fundamental en la bonita vida que hemos construido durante tantos años”.

“Nos casamos un año antes (1979) que yo entrara a trabajar en el Estadio”. Tres hijas fueron el fruto de esta unión. Ríe y se emociona al recordarlas, “me salieron medio patiperras porque las mayores han formado sus familias fuera del país”, nos señala. “La mayor, Carolina, reside en Inglaterra. Luego, Marcela vive en Italia y la menor, Constanza, está más cerca ya que terminó recientemente de estudiar Agronomía y está trabajando. Todas ex alumnas del Instituto Santa Marta de nuestra ciudad”. Cuatro nietos han enriquecido su familia y les han colmado plenamente la vida, lo que agradece permanentemente.

Reflexiona, sobre los jóvenes de hoy: “la juventud de hoy quiere disfrutar de manera diferente la vida”. A continuación, pensando en su generación nos dice: “uno hacía los nidos como los zorzales”. ¿Cómo es eso? le preguntamos.

“Esta ave hace su nido con harto barro y es muy firme. Las crías viven allí hasta grandes y recién en ese momento emprenden el vuelo seguro”. En contraposición agrega, “en cambio las tórtolas instalan su nido con cuatro ramitas y chao. Las crías necesariamente tienen que volar antes y mandarse a cambiar”, ríe. “Ciertamente, la naturaleza de este lugar nos enseña muchas cosas”.

En el presente cuenta con el apoyo de don Pedro Enrique González que también debe cumplir otras tareas en el colegio, en el centro de Curicó. “Aquí siempre hay mucho que hacer. Pero cuando uno le tiene amor a lo que hace, a pesar del tiempo, las cosas resultan y se harán con cariño”, medita.

YA VOLVERÁN

Nos despedimos de don Juan Carlos Faúndez quien sigue recorriendo el gran parque del Estadio Marista del Instituto San Martín de Curicó. Él se mantiene expectante a que las condiciones que indica la autoridad de salud cambien más adelante para llenar este recinto con las risas y conversaciones de niños y jóvenes, voces que desde marzo de este año forzadamente no resuenan en el lugar.

“Ya vendrán nuevamente esos momentos, ya volverán, todo cambiará” nos dice un muy convencido miembro de nuestra comunidad Marista a cargo del cuidado y mantención del lugar que hoy cumple 55 años.
 

Noticias Relacionadas
Tenemos visita. -¿Buena o mala? -Parece que mala
Publicado: 30 Octubre 2020 / 138 Lecturas
¡Feliz fiesta de la Pascua de Champagnat!
Publicado: 6 Junio 2020 / 219 Lecturas
¡Feliz Día del Estudiante!
Publicado: 11 Mayo 2020 / 482 Lecturas
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile