Noticias
La felicidad de las pequeñas cosas
Por
Angel Gutiérrez G.
Publicado:
30 Diciembre 2019
Leido 245 veces
La primera obligación del ser humano es ser feliz...
CONTACTO MARISTA. Estamos finalizando el año 2019. Han sido 45 reflexiones que, desde el domingo 3 de Marzo, con mucho cariño y sencillez he compartido con ustedes, apreciados lectores.
Espero que la reflexión de este día, domingo 29 de Diciembre, les agrade y ayude a ser felices.

A medida que avanzo en años más me convenzo que la felicidad de los humanos está compuesta, más que por grandes golpes de alegría, por pequeños gestos o detalles de amor o de belleza bien saboreados.

Si yo tuviera que medir la temperatura de felicidad del universo por la correspondencia que recibo, concluiría fácilmente que la amargura pesa más que el gozo. Pero me pregunto: ¿Es que los infelices son más que los felices?

Personalmente me gusta escribir cartas y también recibirlas. Es inmenso el bien que se puede hacer a través de una carta.

Hace unos días me escribió una señora diciéndome: “como supongo que recibirá usted muchas cartas de personas angustiadas y desesperadas, planteándole problemas que encogerán su corazón, yo quiero que al menos la mía, sea un canto de felicidad”.

¿Es que a esta señora le va todo bien en la vida? No. Tiene 70 años. Es soltera (aunque le hubiera gustado casarse y tener hijos, ya que cree apasionadamente en la familia y el matrimonio). Vive ahora sola, acompañándose de un bastón para caminar. Ha ido perdiendo a lo largo de los años a casi todos sus seres queridos. Con la única fuerza que cuenta es con la fe, que es para ella “una riqueza inapreciable”. Y con la fe, una tendencia a recordar lo bueno y olvidar lo malo y sacarle jugo de entusiasmo a las pequeñas cosas de la vida.

Por ejemplo: el domingo 15 de Diciembre vivió una pequeña experiencia que llenó de gozo su corazón. Resulta que siendo adolescente iba con otras compañeras de colegio a hacer Catequesis en una parroquia. Allí, entre los niños, había uno que era muy simpático. Este niño es hoy un anciano y tiene nietos. Pues bien, ese domingo, cuando mi amiga regresaba de comulgar, se cruzó en la fila con ese mismo anciano con el que hacía años no había vuelto hablar. Él la miró, reconociéndola y durante una décima de segundo tomó y apretó cariñosamente su brazo. No se dijeron palabra.

Sólo se sonrieron, pero aquella décima de segundo llenó de felicidad todo el día de mi amiga, que aún paladea aquel breve encuentro, tras el cual no ocurrió nada más, pero que fue igualmente milagroso.

Es, dice mi amiga, “la felicidad de las pequeñas cosas”. Unas pocas así cada año son suficientes para llenar un corazón.

Navidad es tiempo propicio para que tengamos pequeños gestos de amor con nuestros hermanos, especialmente con los más pobres. Ellos son felices con pequeñas cosas.

No olviden que la primera obligación del ser humano es ser feliz. Y la segunda, hacer felices a los demás.

Me despido de ustedes hasta el domingo 8 de marzo de 2020, si Dios así lo quiere.

Les deseo a todos: Gozoso Año Nuevo y felices Vacaciones.



Comparte esta noticia
Galería
Noticias Relacionadas
La mayor sorpresa y la mejor noticia
Publicado: 23 Diciembre 2019 / 198 Lecturas
Cierre de las actividades de Pastoral
Publicado: 16 Diciembre 2019 / 344 Lecturas
La Virgen de la Esperanza
Publicado: 16 Diciembre 2019 / 165 Lecturas
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile