Noticias
Eduquemos para el silencio
Por
Angel Gutiérrez G.
Publicado:
6 Agosto 2018
Leido 127 veces
El silencio no es vacío ni mudez, es vida, es comunicación...
CONTACTO MARISTA. No sé si nos damos cuenta que hoy día estamos acosados por el ruido que constituye uno de los elementos que definen a las sociedades urbanas e industriales.
El ruido inunda las calles y avenidas de nuestra ciudad, los lugares de trabajo, las salas de clases, los hogares y hasta los corazones.

En estas circunstancias no resulta fácil hacer silencio interior, estar a solas con uno mismo, y sin embargo el silencio es connatural a la persona, ésta tiene su origen biológico en el silencio de la división de una célula. La semilla germina en el silencio de la tierra, en el silencio genera energía una partícula de uranio. La palabra, el Verbo Hijo de Dios se encarnó en silencio en las entrañas de María, y nació entre nosotros en el silencio de la noche.

Dios habla en el silencio del corazón, porque las palabras de amor se dicen en voz baja para que empapen el alma, como lluvia tenue de primavera.

El silencio ayuda a personalizar y a interiorizar las palabras. No hay palabras más profundas que las que se pronuncian en el silencio del corazón.

El silencio no es vacío ni mudez, es vida, es comunicación. “Converso con el hombre que siempre va conmigo” (Antonio Machado).

Entrar en uno mismo para “oír otras voces que no están en el aire” (Orígenes) y “para oír crecer las hojas en primavera” (Indio Piel Roja).

Esto supone un disponernos y un aprendizaje. Comenzar por hacer silencio exterior, desconectar la TV, la radio, etc. Buscar espacios y tiempos de ausencia de ruidos y tener la valentía de quedarnos a solas con nosotros mismos.

Silencio de pensamientos, proyectos, relajarnos, atender a la propia respiración, sentirnos, oler el aire y la tierra si podemos estar en el campo. Con frecuencia, lo material ahoga nuestros ser interior y le impide “conectar” con el núcleo profundo de nuestro yo, que se funde en el de Dios, que está ahí, en nuestro interior, y es quien nos fundamenta y nos da vida. “No estamos huecos” decía Santa Teresa de Jesús.

Si lográramos vivir en silencio interior como espacio generador de vida y comunicación, seríamos más felices, más personas en medio del ruido, del tráfico y de la agitación de nuestra sociedad. Nos tendrán que enseñar, tendremos que aprender a hacer silencio interior.



Noticias Relacionadas
Hno. José Luis Gorría Garde (Q.E.P.D.)
Publicado: 30 Julio 2018 / 517 Lecturas
Abrir una ventana a la cultura y los valores
Publicado: 30 Julio 2018 / 217 Lecturas
Debemos escuchar a los jóvenes
Publicado: 3 Julio 2018 / 321 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile