Noticias
San Marcelino en la Eucaristía
Por
Francisco Contreras R.
Publicado:
7 Junio 2018
Leido 372 veces
Misa en memoria de Champagnat
Rector Jaime Inostroza junto a los Hermanos Ángel Gutiérrez, Rafael Amo, José Luis Arranz y Familia Marista participaron en la eucaristía en recuerdo de la pascua de Marcelino Champagnat.
Presidió la misa el Pbro. Hernán Patricio Espinoza Núñez en una cercana prédica que tuvo como trasfondo la lectura del Evangelio según san Mateo 18 (1-7.10) y el recuerdo de la celebración de los 178 años de la partida a la casa del padre del fundador de la obra educativa marista un 6 de junio de 1840.

Cabe destacar que en esos años Marcelino Champagnat recién frisaba los 51 años de edad, suficientes para sembrar en territorio galo una egregia obra que se ha extendido por el mundo.

El religioso indicó que lo que vio Marcelino en su época es talvez, muy parecido a lo que vive el mundo de hoy; lo relevante –dijo- fue tener una particular sensibilidad: "hay que ser como niños para entrar en el reino de Dios";  esa sana niñez - dijo- es la que nos falta muchas veces hoy.

Subrayó el padre Espinoza que somos testigos de una obra que ha transcurrido en el tiempo y que de buena manera refleja lo que el mismo salmo leído indicaba: “Si el Señor no construye la casa, en vano trabajan los albañiles, de esa manera –recalcó- que si los proyectos (familiares, de trabajo, estudios, etcétera) no tienen una clara dirección, Dios, fácilmente nos agotamos, nos agobiamos y no llegamos a puerto".
Instó a mirar y escrutar con atención a lo que Dios nos llama a hacer en esta vida.

- “Dios nos hizo para algo - puntualizó el Sacerdote- y el gran trabajo en la vida es saber para que soy en este mundo”, un llamado a redescubrir para qué Dios me puso en este mundo.

Los fieles aportaron con ideas que resumen las características de Marcelino al responder esa llamada de su interior reflexivo, así surgieron ideas como: amor, entrega, humildad. “Una persona no se agota en una palabra, sino que muchas palabras van a decir algo de nosotros”, comentó. Luego remachó diciendo que “un solo hombre puede producir un tremendo cambio en el mundo y ese hombre tiene tu nombre, eso es lo valioso. Debemos entender la esencia, el contenido de aquello por lo que nos movilizamos porque muchas veces participamos de algo sin saber con certeza el para qué. Si estamos en el colegio tenemos que entender la esencia del estar aquí”, reflexionó.

Marcelino percibió en la esencia de su reflexión una llamada que le hizo moverse diciéndose así mismo, “por esto me la juego”, y si acertamos en eso, "alabado sea Dios, y si erramos por brillante que seamos no lograremos acertar en lo más profundo de nuestras vidas”, concluyó.

La entrega de cruces testimoniales de esta celebración a los tutores junto a sus estudiantes por parte del rector Sr. Jaime Inostroza y hermanos de la comunidad de Curicó otorgó un momento significativo y simbólico a la eucaristía matizado además con un video testimonial con el pasado, presente y futuro del colegio que se coronó con el canto de la Salve, de hondo sentido mariano y presente desde los prolegómenos de la existencia de los Hermanos Maristas.

 

Noticias Relacionadas
PAM: Servicio en primera persona
Publicado: 7 Octubre 2018 / 310 Lecturas
La Serena: encuentro nacional de MARCHA
Publicado: 7 Septiembre 2018 / 341 Lecturas
Torta solidaria para matemáticos
Publicado: 5 Septiembre 2018 / 304 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile