Noticias
MARANA-THA: Ven, Señor
Por
Angel Gutiérrez G.
Publicado:
10 Diciembre 2018
Leido 85 veces
"Él te cambiará por dentro y cambiará los males de tu alma..."
CONTACTO MARISTA. Contemplando el tercer milenio, el vidente descubrió una señal luminosa en los cielos. Un ícono celeste iluminó súbitamente su rostro.
MARANA-THA:”VEN, SEÑOR”

Ante la visión del Señor quedó mudo de estupor. Una voz le ordenó: “Descubre tu frente”. De repente, sintió la dolorosa señal del fuego que acrisola. Era una marca al rojo vivo con caracteres indelebles: “MARANATHA”.

 El vidente siguió contemplando la visión nocturna, pero poco a poco, la señal luminosa fue desapareciendo. Los ojos del creyente quedaron en tinieblas y su mente en el desconcierto. El silencio inundó su alma. Admirado cada vez más, trató de meditar y comprender el significado de esta visión y de calar en el mensaje que el Altísimo quería comunicarle.

 Vio el mundo en pecado, plagado de odios y guerras; las rencillas y envidias entre hermanos, la falta de alegría, la hipocresía y los intereses creados; desesperación, egoísmo, injusticia y falta de paciencia en las pruebas.

 Y la voz del silencio le fue hablando. “El Señor viene, velen fielmente como vírgenes prudentes. El Señor está cerca: Búscalo dentro de ti, en tu corazón puedes encontrarle. El Señor camina a tu lado, está en el necesitado; el Señor te está hablando”.

 Apresura su llegada y repite confiado: Ven, Señor Jesús. Espera con calma, pero dile que apure su paso. Aguárdale en la oración, pero ayúdale a que se te acerque sirviendo a otros con tus manos.

 Prepárale el camino y reconcíliate con Él, contigo mismo y con tus hermanos. Pregúntale aún sin verle, ¿quién eres Tú? ¿Eres Jesús, el Cristo, el Mesías? Y al mismo tiempo estudia su persona, trata de conocerle antes de que llegue.

 Así, a su llegada, podrás conocerle. Conviértete a Él y ábrele de par en par tu corazón. Él te cambiará por dentro y cambiará los males de tu alma, sanará las heridas de tu familia, cambiará las estructuras injustas o mediocres de tu medio ambiente, de tu colegio, de tu patria, de tu mundo… Él es el príncipe de la paz y su paso resuena ya detrás de las montañas. Está cerca la alborada y al amanecer podrás verle radiante sobre los montes, anunciando para todos la paz y la libertad.

 El vidente, tranquilo ya con este mensaje de paz, quedó adormecido con la lámpara de su alma encendida, esperando la madrugada y musitando de sus labios tenuemente: “Ven, Señor” (Maranatha). Y el suave murmullo de la brisa matinal, en eco balbuciente, le responde: “El Señor viene ya” (Marán athá).






Galería
Noticias Relacionadas
Decálogo y caminos del veraneante cristiano
Publicado: 30 Diciembre 2018 / 68 Lecturas
Recuperemos el verdadero sentido de la Navidad
Publicado: 23 Diciembre 2018 / 72 Lecturas
Seminario para la clase de religión
Publicado: 21 Diciembre 2018 / 110 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile
-->