Noticias
¿POR QUÉ AMO YO A MARÍA? (Contacto Marista)
Por
Angel Gutiérrez G.
Publicado:
10 Diciembre 2017
Leido 188 veces
El amor tiene que decirse, sentirse, saberse.
Hemos terminado el MES DE MARIA y deseo compartir, con mis amigos lectores del CONTACTO MARISTA y con los integrantes de la FAMILIA MARISTA, por qué amo yo a María.
El ser humano, el hombre, es imagen de Dios, de un Dios amor. El amor vivido intensamente es lo que da identidad al hombre. Y no hay duda que la felicidad nos viene de ese amor puesto en ejercicio. Un amor que se hace obras, pero un amor que tiene sentimiento. Un autor define el sentimiento como “la expresión del espíritu”.

El sentimiento surge de lo íntimo, de lo profundo de la persona. La ausencia de sentimiento da a la vida un tono gris, apático, indiferente, un tono que hace que la persona no se sienta bien. A todos nos cuesta expresar libremente los sentimientos.

En la vida tan agitada que llevamos hoy día vemos pocos gestos de acercamiento, gestos de amistad, de cariño.

El amor tiene que “decirse”, “sentirse”, “saberse”. Como que no es frecuente decir a alguien “te quiero, te quiero mucho”. Se da por supuesto que nos queremos; a veces, de tan supuesto, no se ve, ni se siente, ni se palpa. El amor a María necesita ser expresado en gestos, en obras, en signos. 

Como maristas, necesitamos hablar de María y decirnos que la queremos, que nos sentimos orgullosos y felices de tenerla por Madre.

 San Marcelino Champagnat decía a los primeros Hermanos y hoy nos lo dice a nosotros “Amad a María y hacedla amar. Ella lo ha hecho todo entre nosotros”.

 Personalmente amo entrañablemente a María porque es mi Madre, mi primera Superiora, mi Recurso Ordinario. Desde mi infancia aprendí, en mi familia, a amarla e invocarla.

 La amo y ese amor por María debe estar bien presente en mi que soy sencillo discípulo de Jesús.

 Amo a María porque Ella es la Madre de la Iglesia, la Madre de los creyentes, la Madre de la Esperanza, la Madre de los pobres, de los peregrinos, la Madre de los niños y de los jóvenes…..

 Amar a María supone llevarla presente en mi corazón, sentirla dentro de mi, saberme amado por Ella.

 Queridos amigos lectores del Contacto Marista y miembros de la familia Marísta: Amen a María y verán cómo su vida cambia, ámenla y verán cómo se sienten felices, acompañados, plenos. Con Ella llegarán con facilidad a Jesús. No olviden que María les quiere mucho. Por amor a Ella celebren en familia las fiestas marianas, recen el Rosario, participen en el Mes de María y participen activamente en la Eucaristía dominical.

MARÍA:

“Cuántas veces he dejado mis besos sobre tu estampa;
besos que tú has recibido en el fondo de tu alma.
Déjame poner mis ojos, en “esos tus ojos”
y sentir que tú me quieres, y que tu amor me regala
la ternura de tu Hijo, nacido de tus entrañas”.





Galería
Noticias Relacionadas
La Familia y la Virgen María
Publicado: 12 Noviembre 2018 / 52 Lecturas
Nuestra vocación cristiana
Publicado: 4 Noviembre 2018 / 59 Lecturas
Recordando una significativa visita
Publicado: 2 Noviembre 2018 / 154 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile