Noticias
Noviembre: mes para pensar en la vida
Por
Angel Gutiérrez G.
Publicado:
5 Noviembre 2017, 19:18
Leido 124 veces
¿Por qué tengo que morir? ¿Cuándo y cómo moriré? Y después de la muerte, ¿qué pasará?
CONTACTO MARISTA. Mes de noviembre, 29 días para pensar en la vida y un día para pensar en la muerte, en los muertos. La muerte, tremendo problema, misterio insondable e incomprensible.
“He venido para que tengan vida
y vida en abundancia” (Jn.10,10)


En todos los tiempos y en todos los pueblos, la muerte ha sido y es la pregunta e interrogante principal y fundamental.

¿Por qué tengo que morir? ¿Cuándo y cómo moriré? Y después de la muerte, ¿qué pasará?

Vida y muerte, dos posturas contrarias. Dos modos inquietantes del hombre. Y junto a los dos polos, otras preguntas fuertes y decisivas que tienen relación con ellas. ¿Por qué el dolor y el sufrimiento? ¿Por qué no soy lo que quisiera ser?

Todos queremos ser alguien y vivir. Pero ¿dónde y en quién encontramos la vida? ¿Cómo vencer el miedo a la muerte? Yo pienso que estas dos preguntas claves, cuya respuesta sólo puede dárnosla la fe en el Señor Jesús. “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá”. (Jn. 11,24).

Ciertamente que en Cristo encontramos la luz y la claridad que necesitamos para encontrarle explicación satisfactoria a todo este problema de la vida y la muerte. Sólo Jesús es capaz de decirnos quienes somos, de dónde venimos y para qué estamos en esta vida.

Además Él nos da la clave para encontrar un sentido profundo al vivir y al morir. Vivir es ponerse en paz con el Señor y con los demás. Es tener actitud de servicio y amor a los hermanos; disposición de entrega y pensar siempre en los demás. Y eso es la fuente de alegría y del vivir del hombre.

Jesús ha resucitado para llevarnos al encuentro del Padre. Y es esta fe en la resurrección de Jesús la que nos da el sentido pleno de vivir. Y gracias a esta vida que experimentamos en Jesús, tenemos la capacidad para amar, para servir, para alegrarnos y estar abiertos a la esperanza de un mañana mejor.

La muerte es así, vida y semilla de esperanza y fuente de eternidad, vivimos en Cristo y morimos con Él para encontrarnos con Él. Jesús se fue delante para prepararnos un lugar y venir a nuestro encuentro y acercarnos a Dios Padre.

De ahí que san Pablo va a repetir varias veces: “para mi la muerte, el morir, es una ganancia”, porque es la posibilidad del encuentro con el Señor. Por eso morir en Cristo es vivir para siempre.







Galería
Noticias Relacionadas
La felicidad de las pequeñas cosas
Publicado: 31 Diciembre 2017 / 125 Lecturas
Paz en esta Navidad (Contacto Marista)
Publicado: 24 Diciembre 2017 / 172 Lecturas
Retrato de las personas sanas y realizadas
Publicado: 18 Diciembre 2017 / 158 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile